viernes, 9 de julio de 2010

LA VERDADERA CATALUÑA

No es mi costumbre, pero os voy a dejar un sensacional artículo sobre como se celebra el triunfo de España en el Mundial. Refleja muy bien lo que es la Cataluña del pueblo, al margen de las historias inventadas de los políticos.

Ramón España en "El Periódico", diario catalán:

http://www.elperiodico.com/es/noticias/deportes/20100709/catalunya-real-sale-del-armario/378010.shtml

"Las muestras de júbilo popular ante los triunfos de la selección española en el Mundial de fútbol de Suráfrica tienen muy preocupados a nuestros nacionalistas, siempre dispuestos a sentirse, como los personajes de la novela homónima de Fiodor Dostoievski, humillados y ofendidos. En su opinión, los pérfidos españolistas están saliendo del armario (¿donde ellos han intentado mantenerlos encerrados desde hace más de 30 años?) y hasta se atreven a colgar banderas en los balcones (cuando lo verdaderamente extraño sería que esas banderas se vieran en Berlín, París o cualquier otra ciudad extranjera).

HASTA DÓNDE vamos a llegar?, se preguntan nuestros patriotas mientras llevan a cabo acciones tan demenciales como embutirse en una camiseta de la selección alemana y concentrarse en una sede de ERC para dar rienda suelta a su odio al vecino.

Si hubiera manera de razonar con ellos, les diría que las celebraciones catalanas de los triunfos de la selección española son absolutamente lógicas en una comunidad en la que, según las encuestas que se han publicado, más de la mitad de sus habitantes nos sentimos tan catalanes como españoles, sin que ello nos cause la menor esquizofrenia; una comunidad en la que, pese al ruido que hacen y la tabarra que dan, los independentistas no llegan al 20 % de la población.

Pese a los intentos de CiU y ERC (con la inestimable ayuda de los pusilánimes reunidos bajo las siglas PSC, a quienes no les ha importado dejar España en las zarpas del Partido Popular) por convencernos de que no se puede ser catalán y español a la vez (y no estar loco), parece imponerse la realidad de que sí se puede y de que una cosa no quita la otra.

Desde que Jordi Pujol, ese caudillo providencial, decidió que había que potenciar todo lo que nos separaba del resto de los españoles e ignorar convenientemente lo que nos unía, los nacionalistas han ido trabajando con ahínco –y sin encontrar prácticamente resistencia en nuestras fuerzas de supuesta izquierda– en la fabricación de una Catalunya falsa que ha acabado por imponerse a la real

CON LA AYUDA decidida de los medios de comunicación, han construido un país en el que todo el mundo es independentista, un país más falso que un billete de tres euros, pero que a los nacionalistas les gusta más que el de verdad, pues este no deja de decepcionarles: la gente se queda en casa en vez de acudir a los chuscos referendos independentistas, celebra los triunfos de la selección española y detesta cada vez más a los políticos locales, esos personajes que para cada solución tienen la habilidad de encontrar un problema"

10 comentarios:

Miguel dijo...

Muy acertado el post. Y muy a propósito. Ahora (gracias al bendito fútbol...) se está viendo lo que realmente tienen en el corazón (y no en la mente, contaminada por estos demagogos que tenemos por políticos) los habitantes de esta zona del mundo llamada España. Enhorabuena por el post. Me ha parecido muy ajustado y muy agudo.

Un abrazo, y que el domingo podamos celebrar todos los españoles que somos los mejores del mundo.

Lara dijo...

Yo siempre he dicho que primero soy española y después catalana, pues eso.
Muuuuuuuuuuuuuuacks!

Lourdes dijo...

El post, genial.
Que ante todo, todos somos españoles.

Es que tengo por ahí un contacto que el día del Alemania - España dijo que debía impugnarse el partido porque Puyol no pertenece a la selección española si no a la selección de Cataluña.
Pa coger y darle de guantazos. Sí, porque él ni siquiera es catalán, aunque lleve toda la vida viviendo allí.


En fin, que tontos hay en todas partes, claro.



Besos, Fernando!!

Genín dijo...

Detesto la politización del deporte!
¡Que nos dejen vivir en paz los politicos!
Salud

Martha (Mish) dijo...

Pues si, yo creo que todos los catalanes se sienten españoles, que tiene de malo?
Además que más da cómo se les llame o de donde seas...lo importante es lo que sientes!

Besos!

Belén dijo...

Me ha gustado mucho este post... no conozco mucho la sociedad catalana pero lo poco que conozco es así... orgullosos de ser catalanes (como yo aragonesa) y españoles...

Besicos

Fiebre dijo...

¿Y si todos manejáramos la palabra EMPATIA?

¿Qué pasa...? ¿Nos daría un yuyu?

Gabiprog dijo...

Creo que la verdadera sociedad catalana es progresista y amante de su cultura sin llegar a ser excluyente. Desgraciadamente las semillas del odio estan ahí para ser germinadas en post de conseguir el poder. Esto se hace a base de tiempo, si aun niño le das de mamar odio y revanchismo, ya sabes que tipo de adulto te saldrá. Todo esto debiera arreglarse con la mutua admiracion cultural, pero sobre todo con actuaciones responsables del lado politico, eliminar el partidismo del gran objetivo de los supuestos estadistas que nos manejan...

Un abrazo

Liova dijo...

Jamás entenderé porqué mezclan deporte y política. Zapatero a tus zapatos. BESITOS Y SALUDITOS DESDE CÁCERES.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

A algunos se les ha debido indisgetar lo que ha pasado esta noche en nuestra querida España