jueves, 3 de enero de 2008

UN TAXISTA DEVUELVE 1.100 EUROS A SU DUEÑO

De vez en cuando, ocurren noticias en el mundo que no salen en los informativos o los periódicos, pero que despiertan el interés cuando las leemos. Hoy os traigo una noticia curiosa ocurrida el día de Año Nuevo en Barcelona (España).

Un hombre que olvidó un bolso con 1.100 euros en un taxi de Barcelona los ha podido recuperar gracias a que el taxista los entregó a la Guardia Urbana para que el dinero fuera retornado a su propietario.

El ejemplar taxista se acercó a la sede del Eixample de la Guardia Urbana para entregar un bolso en cuyo interior había 1.100 euros guardados en una funda de plástico para guardar un DVD. Gracias a los datos de una factura de telefonía móvil que había en el bolso, los agentes pudieron localizar al despistado pasajero, quien explicó que el dinero procedía de la recaudación de un negocio de alquiler de películas de vídeo y DVD de su propiedad.

Sin duda, un comportamiento modélico del taxista. ¿ Cuál es vuestra opinión?

30 comentarios:

Evan dijo...

Un ejemplo...

Aquí el problema es hasta la policía, si uno encuentra algo así, lo mejor es devolverla en persona a quien lo perdió.

Un beso Fer, nos estamos viendo!

Librana dijo...

Hola Fernando! primero que todo FELIZ 2008!!! Espero que hayas recibido un excelente año, te deseo lo mejor para éste nuevo año que empieza!

Lo del taxista es una acción increible, es de admirar. No sabía ésta historia, pero algo parecido pasó hace poco también en Barcelona con dos señoras mayores y hermanas, que olvidaron dinero en un taxi, pero en ese caso fue más dinero! fueron 2600 euros! el taxista también contactó con la misma Guardia Urbana del Eixample y las señoras lo recuperaron!

Mira la noticia completa de las señoras:
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20071214/53418468631.html

Una acción hermosa.

Un abrazo!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hace mucho tiempo que dejé de calificar este tipo de acciones. El taxista obró como debía sobre todo porque era uno de los puntos identificables en el trayecto del despistado.
Pregunta inquietante: qué haría uno. ¿Con mil euros? ¿Con siete mil? ¿Con doce mil?
¿Dónde está la cifra de nuestro precio?

Mariaisabel dijo...

Pues yo opino que todavía hay gente normal en el mundo, por mucho que nos empeñemos en decir que no.
En mi familia ha habido casos similiares, desde de encontrar una cartera con dinero y devolverla, hasta encontrar una nuestra y otra per4sona actuar igual.
No os lo creereis, pero hace solo 30 minutos, mi marido ha perdido todas las llaves de casa, más la de un estudio que tenemos. Ha buscado por todos sitios y al final ha decidido buscar un cerrajero para que viniera a cambiar todo....pues no lo creereis, mientras estaba escribiendo aquí, han llamado a la puerta y ha aparecido un vecino con las llaves. El pobre nos estaba buscando por toda la escalera, ya no sabía que hacer. Nosotros con el jaleo estabamos buscando las llaves.
Ya veis, el mundo no es tan malo.
Feliz año a todos

Genín dijo...

Cuando yo tenia 11 años, me encontré una gran cartera llena de dinero y recibos, no dudé en llevarsela al dueño, el pobre era un obrero que para sacar algo mas de dinero trabajaba horas extras cobrando recibos.
Cuando llegué a su casa, todo el mundo estaba llorando a gritos, casi no me hicieron caso hasta que saqué la cartera de debajo del abrigo...No se lo podian creer...
A mi que me parecia tan normal devolver algo que no era mio y que mis padres me habian enseñado, de repente, ante las alalabanzas y besos de todo el mundo, me sentí muy importante...jajajja
Por cierto aunque suene a tópico era Nochebuena por la mañana, lo juro por los dioses...jajajaja
Salud, Genín

carlitos dijo...

No todos los días se puede apreciar esa clase de honestidad. Ahora me pregunto que habría echo yo.

Hace unos meses dejaron olvidado un celular en el negocio y por mas que quize hacer la lucha por regresarlo no pude, no tenia ningun telefono que dijera casa y cuando llamaban no se oia nada.

Un fuerte Abrazo Fer!

Butzer dijo...

Bueno, un gran ejemplo de honradez es la de este taxista. Esto demuestra que todavía sigue habiendo gente buena en esta sociedad de locos orgullosos.
Un abrazo. Feliz Año.

Sibyla dijo...

Que se necesita mucha gente honrada como el taxista para que en este mundo existiera más confianza en el ser humano.
Es todo un ejemplo a seguir.
Una de las ventajas de ser honrado es que se puede disfrutar de "dulces sueños".
Un abrazo Fernando y bienvenido!

Belén dijo...

Buf, si no conozco al dueño no los devolvería no!!!!!

Jos, que mala que soy jajajajaja

besos

 kotto dijo...

Sorprendente que queres que te diga... hoy en día personas como él (taxista) tan honrada son muy pocos...


Un abrazo Fernando

Marce dijo...

Increible que eso sea una noticia, porque deberia ser lo natural y lo antinatural el no devolverlos. pero la realidad indica que no es comun encontrar gente decente. Una pena. Besos.

antero dijo...

El taxista hizo lo que debía, lo que pasa es que no todo el mundo hace lo que debe, por eso este tipo de hechos se convierten en noticias asombrosas.

Saludos

Luna dijo...

Muy buena acción si señor!! Así tendría que haber muchas personas en el mundo y entonces sería mucho más distinto de lo que es!!

Besos Fernando

Angie Sandino dijo...

Por supuesto me da gusto leer que aún existen personas honradas y gente que puede recuperar lo que para muchos sería 1 en un millón de posible...

Un beso y gracias por compartir estas historias tan bellas...

LATIDOS URBANOS dijo...

Solo pasaba a darte un enorme abrazo virtual y a desearte lo mejor para este año...

manuel-tuccitano dijo...

QUE DE ESOS QUEDAN POCOS...y que son noticias que agradan...distintas a tanta violencia...salud

IRIS dijo...

YO creo que lo que hizo es admirable. Seguro que si nosotros perdemos algo y encima de tanto valor, fijo que nos gustaría que nos lo devolvieran o encontrarlo de nuevo. Mis felicitaciones a ese taxista!
Un abrazo muy grande majete!:)

La Bruja Vaska dijo...

Pues me parece que es todo un ejemplo!!! Y me parece un tanto raro por que yo personalmente no se si lo habria devuelto pero supongo que la conciencia me habria superado por otro lado!!!

Besos!!

Eifonso Lagares dijo...

Yo como el taxista, los devuelvo.

Un saludo

Don't worry, be happy dijo...

Pues pienso que para no meterse en problemas el taxista actúo de la manera más inteligente. Yo habría hecho lo mismo. Otra cosa es que te encuentres el dinero en una papelera o tirado en la calle y sin documentaciones.

Un abrazo!

Morganita dijo...

chingado, aqui no me ha llegado nada.....

besos mi fer

Martha (Mish) dijo...

Claro....no en todas partes hay taxistas honrados...que bueno que lo regresó...
Le dieron recompensa? se lo merece no?
besos!

Lara dijo...

Si te soy sincera si no conozco a quien lo ha perdido no los devuelvo. Es que decir lo contrario sería mentir.
Besos ¡muam!

kary dijo...

Hola he llegado a tu blog desde el de Luna, y yo creo que en este mundo tan irreal nos asombremos por este hecho y lo más normal es que siempre fuera así, pero que se le va a hacer...
Feliz 2008

Marian dijo...

De vez en cuando, la gente es buena.. en el fondo!

Franziska dijo...

Yo tengo una historia larga que contar pero que es verídica. Un día en el metro de Madrid, olvidé mi bolso sobre un asiento del andén. Vi que alguien lo recogía justo cuando se cerraban las puertas. No voy a contar los pasos que dí para recuperarlo porque no tienen importancia. Lo bonito de esta historia es que lo recogió Jorge Tortuero un muchacho que vivía en "Tres Cantos" y acudía a Madrid a sus clases de informática. Al ver que había llaves dentro del bolso y preocupado por cómo lo estaría pasando, ni corto ni perezoso, se dirigió a la dirección que figuraba en mi carnet de identidad.
Cuando llegó su sorpresa fue comprobar que ya no vivía en ese domicilio de Madrid. Siguió rebuscando y encontró un carnet de una Asociación de Mujeres de Alcalá de Henares y ya dispuesto a no abandonar su buena acción, se dirigió a Alcalá. Esto significó tomar el otra vez el metro, el tren y el autobús hasta localizar la Asociación y cuando llega, se encuentra que sólo funciona los miércoles de 16 a 19 horas. A su casa llegó a comer a las 5 de la tarde. Toda una odisea. Y, según me confesó, se sentía muy preocupado porque no había sido capaz de entregarme las llaves. En su casa, ya con tranquilidad, pudo localizarme en una agenda y me llamó por teléfono. En el bolso había una pequeña cantidad de dinero, todos mis carnets, y las famosas llaves que no eran las de mi casa. Así nació una amistad preciosa entre una anciana despistada y un héroe anónimo que pasaba a visitarme dos veces al año y que también me comunicaba sus inquietudes a través de Internet. Hace dos años murió en un accidente en el Cabo de Peñas, su recuerdo me acompañará siempre.

venus dijo...

no cabe duda que es un modelico taxista.....

tremenda desicion tuvo que haber tomado para devolverlos.. no todos hacen lo mismo en su lugar....

besos fernando

Nelly dijo...

Ejemplos así nos reivindican con la creción y prolongación del ser humano... Todavía tenemos esperanza!!!

Ps: Es verdad lo que dicen muchos, el taxista actuó como debía hacerlo, pero entre tanta podredumbre... no es bueno conocer estas noticias y ensalzar a quien obra como debe?!?!

Desesperada dijo...

menos mal que queda gente como este taxista, fernando. que conste que creo que la mayoría de nosotros hubiese hecho lo mismo.

Martha (Mish) dijo...

Que bonita historia la de Franziska!
saludos!